Agripicante

Si existiera la mezcla perfecta sería aquella que contuviese la cantidad exacta de dulce y amargo. Aquella en la que interactuase de forma armoniosa lo viejo con lo nuevo. En la que se pudiesen siempre conciliar las lágrimas con una sonrisa. Aquella, que permitiese seguir a la razón y al corazón a partes iguales. La mezcla perfecta a veces se da… y otras veces no. […]